Ven a ver la Berrea en Extremadura en Hotel La Laguna

Ven a ver la Berrea en Extremadura en Hotel La Laguna

En Hotel La Laguna podrás conocer todo sobre los paisajes en Extremadura, podrás entender su cultura y te brindara un espectacular prospecto de como ha sido toda su historia, por lo cual el Hotel La Laguna se caracteriza como uno de los principales precursores de la zona y sin duda alguna un libro abierto para todos los turistas que quieren conocer de Extremadura.

En este pequeño artículo te indicaremos una información sobre la barrea en Extremadura, un acontecimiento turístico que trae a muchas personas a disfrutar de esta cultura y sin duda alguna de tener en cuenta todos sus pasajes y disfrutes como una zona de alto carácter cultural.

Berrea en Extremadura

Sin duda alguna, la berrea es uno de los espectáculos naturales más impresionantes. Un espectáculo en el que el sonido quizás supera en emoción y espectacularidad a la imagen, y en el que el ciervo es el gran protagonista.

Ven a ver la Berrea en Extremadura en Hotel La Laguna

Cada año por estas fechas aproximadamente, con el final del verano y las primeras lluvias del otoño, la bajada de temperaturas hace que los ciervos machos, conocidos como "venados", inicien su época de celo y por tanto, su época reproductiva. Este fenómeno natural, en el que los venados emiten un sonido gutural muy fuerte y estremecedor que embriaga el ambiente, recibe el nombre de "berrea".

Otras características de este acontecimiento cultural

Durante la berrea, los ciervos machos luchan entre sí chocando violentamente sus cornamentas para defender su territorio y acaparar al mayor número de hembras, de modo que finalmente aquellos machos más fuertes tendrán mayores territorios harenes de hembras más numerosos y, por tanto, mayores posibilidades de reproducirse y de perpetuar sus genes.

Es durante la época de berrea cuando los machos presentan su máximo esplendor, ya que sus cuernas están fuertes y listas para enzarzarse con sus competidores mientras que las hembras están preparadas para concebir.

Oír a los machos berreando o el choque violento de sus cuernas resulta un espectáculo sonoro que sobrecoge al afortunado que tenga la oportunidad de presenciarlo. La mejor hora para disfrutar de la berrea es cuando el calor disminuye como al amanecer y al caer la tarde.

Escuchar a los ciervos berrear entre las encinas y alcornoques de la dehesa en el marco de un bello amanecer o en los apaciguados y frescos atardeceres del otoño extremeño es algo sensacional y difícil de describir con palabras.