Tajo Internacional: Itinerario de la ruta

Tajo Internacional: Itinerario de la ruta

El itinerario recorre zonas de llanura, con pastizales y extensos retamares, ricos en caza menor, por lo que son muy frecuentados por las rapaces venidas de las sierras y riberos cercanos. Es una zona ganadera por lo que se puede observar a diversas especies de aves carroñeras como buitres leonados, buitres negros y alimoches patrullando el terreno en busca de alimento. A nuestro paso, aparecen dehesas puras o mixtas de encinar y alcornocal, muy ricas en charcas ganaderas frecuentadas por la cigüeña negra. Sobre las torretas de las líneas eléctricas resulta habitual la silueta del milano real, el busardo ratonero y la culebrera europea. El predomino de los relieves suaves y alomados da paso a los quebrados e intransitables riberos del río Tajo Internacional, encajados en el paisaje de una forma tan violenta y espectacular que son invisibles desde la lejanía. De hecho, desde España se observan los pueblos y los campos de Portugal pero no el ribero del Tajo, delatado muchas veces sólo por los bancos de niebla que se apegan al valle durante el invierno. En los riberos encuentran refugio una de las más importantes poblaciones reproductoras de cigüeña negra y alimoche, además de otras rapaces como buitre leonado, buitre negro, águila real, águila-azor perdicera y búho real. En la orilla vecina y en las sierras próximas, cría el Águila imperial ibérica, lo que completa el catálogo de las aves que mayor admiración producen en el ornitólogo. Ya fuera del ribero, la ruta se encarama en la Sierra de Santiago, desde la que se domina un vasto paisaje de dehesa. Si espectacular resulta el vuelo de las grandes aves rapaces y la grácil silueta de la cigüeña negra, no menos espectacular resultan los bandos de decenas de miles de palomas torcaces que invernan en esta zona y que forman nubes que diariamente se desplazan hacia los comederos para alimentarse de pequeñas bellotas “palomeras” o a sus dormideros, en eucaliptales de sierras y riberos.

Desde Valencia de Alcántara, por la N-521, tomaremos el desvío hacia Cedillo por la EX-374 y posteriormente hacia Herrera de Alcántara por la EX 376 para descender a las orillas del ribero del río Tajo internacional, donde observaremos en todo su esplendor el paisaje y los hábitats más representativos de este espacio natural protegido. En el punto (X:0636373, Y: 438969) existe un mirador junto a la carretera que da vista al valle del río Tajo. La magnífica umbría que envuelve este entorno, con masas de madroño, durillo, labiérnago y olivares que crecen sobre bancales de pizarra, hacen de este enclave un inmejorable lugar para observar pequeñas aves de matorral, zorzales, picogordos y camachuelos, principalmente durante otoño e invierno, cuando los frutos se ofrecen generosos a las miles de avecillas invernantes. En el trayecto hacia Herrera de Alcántara, pueden observarse numerosos bandos de rabilargo, además de elanio común y corneja negra, una especie residente y muy localizada en nuestra región.

De aquí, regresaremos hacia la localidad de Santiago de Alcántara por la CC-37, donde atravesaremos riberos encajados como el del río Alburrel que se retuerce entre paredones de pizarra buscando su desembocadura cercana en el río Tajo. Sobre las pizarras es fácil observar a la llamativa collalba negra, siempre ligada a los hábitats rocosos. Llegados a Santiago de Alcántara nos dirigiremos hacia el Centro de Interpretación de la Naturaleza "El Péndere" siguiendo la señalización urbana. Desde aquí parte el camino hacia la fuente de la Geregosa, un pequeño recorrido (PR CC-59) de 7 kilómetros que nos conduce hasta las orillas del Tajo y la famosa fuente de aguas medicinales. La ruta no entraña dificultad porque cuenta con señalización homologada y el camino está en buen estado. No obstante, en el punto (X:0650063, Y: 43486053) seguiremos de frente. Llegados a la orilla del Tajo encontraremos algunos equipamientos de uso público, como un mirador y paneles interpretativos del entorno. El lugar ofrece buenas posibilidades para observar de cerca el vuelo de las aves del ribero: garzas reales, cormoranes, buitres leonados, cigüeñas negras, alimoches, etc.

De regreso a Santiago de Alcántara, tomaremos la carretera CC-126 hacia la localidad de Membrío. Saliendo del pueblo, tomaremos un camino a la izquierda en el punto (X:0651072, Y: 4386209) que nos llevará hasta el paraje conocido como "Las Viñas". La ruta no presenta dificultad alguna y está señalizada en todo su recorrido (PR-CC 96). Llegados al final del camino, existen varios equipamientos de uso público, como un aparcamiento, un mirador y una espectacular torre de observación desde la que es posible admirar la belleza del paisaje más agreste y genuino del Tajo Internacional. Desde el mirador pueden observarse cómodamente las paredes de pizarra que caen sobre el río y donde nidifican buitre leonado, cigüeña negra y alimoche.

De vuelta a Santiago de Alcántara tomaremos la carretera CC-37, que nos conducirá de nuevo hacia la N-521, punto de inicio de esta ruta y fin del recorrido. En el punto (X:0651077, Y: 4384412) tomaremos un camino a la izquierda que nos lleva a la cumbre de la Sierra de Santiago. Resulta recomendable dejar el coche al pie de la sierra y subir hasta el mirador que se encuentra en lo alto y que divisa un espectacular paisaje de dehesa. En la subida podemos observar la Peña de los Barreros, unos cantiles cuarcíticos donde existe una colonia de buitre leonado.